Tuesday, Jun. 27, 2017

¡Fue una masacre!

Por: Prensa-Asamblea Nacional

|

Junio 15, 2017

|

Publicado en:

“Todo esos tiros que hizo la guardia fueron si compasión, fue una cosa muy horrible ver caer a todos los compañeros. La guardia era déspota, eran brutos de viaje, esos no andaba con cuentos, el que se oponía iba de viaje”.

Así recuerdan muchos de las sobrevivientes, la masacre que perpetró la Guardia Nacional de Somoza a centeneras de jóvenes combatientes del Frente Sandinista de Liberación Nacional el 15 de junio de 1979, en el sector que hoy se conoce como Batahola Sur.

“Esta historia refleja lo cruel y lo sanguinaria que era esa Guardia Nacional, y que había razón histórica justificada para tomar las armas. La mayoría de quienes tomaron las armas eran jovencitos entre 15 años y 27”, recuerda el periodista e historiador Pablo Emilio Barreto.

Como fueron los hechos

Carlos Rayo sobreviviente de la masacre, recuerda que la Guardia Nacional dejó pasar a los combatientes con el objetivo de entramparlos en un campo de lo que es hoy Batahola y dispararles sin piedad con ametralladoras M-50.

Los sobrevivientes señalan que en ese entonces Batahola Sur era un “montarascal”, y que los jóvenes que iban cayendo inmediatamente eran levantados por palas mecánicas para luego arrojarlos en fosas comunes sin que las familias le pudieran dar cristiana sepultura.

“No sabíamos de dónde venían los tiros, y comenzamos ver caer a los compañeros en grandes grupos”, recordó Martha Rosales. “Los que quedaban vivos, los sobrevivientes, los iban rematando con tiros a quema ropa”, agregó.

38 años de la masacre 

Treinta y ocho años se cumplen este 15 de junio de este nefasto hecho de cobardía de la guardia somocista.

Doña Brunilda Peña López, recordó que recibió la mala noticia de que a su hija la habían matado. Inmediatamente corrió hacia donde la guardia había acribillado a los jóvenes combatientes y solo le señalaron el lugar donde habían enterrado a su hija.

Al igual que Peña López, a doña Victoria Rugama le dijeron que su hijo estaba muerto en el sector de lo que hoy se conoce como Batahola Sur. Fue a buscar a su vástago y en el transcurso de la búsqueda, -narra- que la guardia le disparó.

Los combatientes caídos en Batahola provenían del Barrio Monseñor Lezcano, Santa Ana, Acahualinca y sectores aledaños. Iban replegados hacia el sector de San Judas por el constante bombardeo de la Guardia Nacional en sus barrios.

No claudicaron

La masacre de los compañeros en Batahola, no detuvo la lucha de los combatientes sandinistas. “Tomamos conciencia de todas esas cosas, sacamos unas fuerzas que nos hizo prevalecer, permanecer en la lucha revolucionaria, más cuando sabíamos que seguían cayendo compañeros dentro de los mismos barrios”, dijo Martha Rosales.

“Nosotros luchábamos por lo que era la juventud, la niñez que venía detrás de nosotros, ya que no tuvimos alegrías con la dictadura y la Guardia Nacional”, dijo Carlos Rayo.

La pobreza y la falta de oportunidades para estudiar eran otros motivos de lucha de los centenares de jóvenes que se insurreccionaron en los barrios y comarcas del país. Esto  llevó posteriormente al triunfo de la Revolución en julio de 1979.

Por Julieta Arroliga, con colaboración de Miguel Carranza Mena 

 

 

Compartir artículo

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Correo Oficial

 

simboloan

 

Asamblea Nacional de Nicaragua

Complejo Legislativo Carlos Nuñez

Avenida Peatonal General Augusto C. Sandino

Apartado Postal: 4659

PBX: (505) 22768430 - 60

Managua, Nicaragua

2017

------

Portal en Permanente Actualización